¿Qué son las cuevas de sal y cómo benefician a la salud?

¿Qué son las cuevas de sal y cómo benefician a la salud?

Desde tiempos milenarios, el ser humano ha buscado de mejorar su salud utilizando los recursos naturales que tenía a su alcance. Así, con el paso del tiempo, la evolución de las sociedades y los alcances enormes de la ciencia y tecnología, ha logrado conseguir muchos avances en lo que se refiere al cuidado de la salud integral, mejorando las costumbres de utilizar los recursos naturales y haciéndolos más seguros y más eficientes.

Una de las terapias naturales más beneficiosas tiene que ver con la sal. Si bien es cierto que la sal ha sido utilizada a lo largo de la historia de la humanidad para múltiples propósitos, es en el siglo XII cuando se comienzan a registrar sus propiedades en la salud a través de estudios que tienen su origen en minas de sal de Wieliczka ubicadas al sur de Polonia, cuando el Dr. Boczkowski, médico de los mineros, estudió y confirmó los efectos positivos que se daban en las cuevas de sal.

Según las observaciones de Boczkowski, los mineros que trabajaban en las minas de sal no sufrían problemas pulmonares, respiratorios o tuberculosis como el resto de la población y llegó a la conclusión de que era el ambiente que respiraban, impregnado de micropartículas de sal, lo que los protegían. Ya que según sus observaciones, la sal tiene principalmente tres cualidades beneficiosas:

  • Antiséptica: es decir, previene infecciones, ya que evita el desarrollo de microorganismos que se encuentran en la superficie de la piel y en las membranas mucosas, sin causar irritación o daño.
  • Antibacteriana: lo que significa que es útil a la hora de combatir infecciones bacterianas de una manera natural sin dañar al organismo, como hacen los medicamentos de carácter antibiótico.
  • Antiinflamatoria: ya que ayuda a la reducción de la inflamación de las vías respiratorias haciendo desaparecer así la dificultad para respirar, lo que permite una mejor oxigenación celular y ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.

A estas cualidades se le debe sumar el efecto osmótico sobre los fluidos de los tejidos del organismo que ejerce una acción expectorante ayudando a limpiar las vías respiratorias, a eliminar las flemas y la mucosidad. Estas propiedades más el factor importante de que el medio de transporte de las micropartículas de sal es el aire y no el agua, ayudan a conseguir una eficacia de hasta el 90% en problemas respiratorios, siempre con una humedad relativa y una temperatura adecuada, propia de una cueva de sal.

Es evidente que no es fácil entrar a una cueva de sal natural, sin embrago, gracias a la tecnología de la haloterapia es posible tener los beneficios de este tipo de tratamiento natural al alcance de nuestras manos.

La haloterapia, cuevas de sal en cualquier lugar

La haloterapia es una terapia natural que consiste en reproducir el clima que hay dentro de las minas de sal mediante un dispositivo llamado halogenerador que produce micro-partículas de sal para el tratamiento de enfermedades del aparato respiratorio como asma, bronquiolitis, fibrosis quística, bronquitis, sinusitis, alergia estacional, así como enfermedades dermatológicas como lo son la dermatitis atópica, el acné y la psoriasis, además de estar recomendada en problemas de estrés, agotamiento y rendimiento deportivo.

Según los especialistas de Saltium, la haloterapia es una terapia eficaz y libre de medicamentos cuya técnica consiste simplemente en respirar mientras se descansa en una sala recubierta de sal, un ambiente saturado por micro partículas de sal Roca 100% natural de origen mineral.

El funcionamiento de esta terapia se da gracias a las micropartículas de sal concentradas que se mezclan con el aire de la sala y, durante el transcurso de una sesión (que tiene una duración de entre 40 y 60 minutos), son inhaladas por los usuarios. De esta manera, las micropartículas de sal llegan a todas las partes del sistema respiratorio.

Este tipo de terapia está indicado para niños a partir de los tres meses, mujeres embarazadas y personas de todas las edades. Y entre una de las multiples ventajas es que se disminuye el temor a cualquier procedimiento, pues en las cuevas no se necesita de inyecciones o aparatos que puedan alterar a las personas.

Otro aspecto importante que debemos saber es que en la actualidad, la haloterapia está reconocida clínicamente como método libre de medicamentos. Está incluida en el sistema de salud de Rusia como terapia oficial y reconocida como terapia clínica en Inglaterra. Su uso se ha ido extendiendo progresivamente por Alemania, Austria, Italia, Canadá, Estados Unidos y Europa del este.

Ensayos clínicos han demostrado que la haloterapia es eficaz para despejar la mucosidad de las vías respiratorias y con ello, la eliminación de obstrucción del flujo aéreo. No sólo proporciona beneficios sustanciales para las personas con diversas dolencias, sino que también puede aplicarse con carácter preventivo, integrarse como complemento para aumentar el rendimiento deportivo, o como herramienta para aquellos profesionales que necesitan cuidar su voz.

¿Cuántas sesiones de haloterapia se necesitan para mejorar alguna enfermedad?

La cantidad de sesiones que deben cumplirse para obtener los beneficios a la salud que ofrece la haloterapia, depende de los especialistas en el área y de lo que necesite ser trabajado. En líneas generales, se considera que para aliviar la sintomatología de las afecciones respiratorias son necesarias entre tres y cuatro sesiones para eliminar la mucosidad; a partir de la cuarta sesión, la sal actuará directamente sobre la inflamación y el usuario respirará cada vez mejor.

Para tratar las enfermedades dermatológicas, según los especialistas, se necesitan un mínimo de 15 sesiones hasta notar resultados, pues en este proceso se involucran muchos órganos del cuerpo, por lo que la paciencia y la constancia es fundamental para obtener lo que se espera.

Los niños y la haloterapia

Los pulmones de los niños, el sistema inmune y el cerebro son inmaduros al nacer y continúan desarrollándose  hasta que cumplen aproximadamente la edad de 6 años, y la capa celular que recubre el interior del tracto respiratorio es particularmente permeable durante este período. En comparación con los adultos, los niños también tienen una superficie pulmonar más grande en relación con su peso corporal, y respiran un 50% más de aire por kilogramo de peso corporal.

Cuando un niño se está ejercitando a niveles máximos, por ejemplo durante un partido de fútbol u otro evento deportivo, puede recibir entre el 20 y el 50 por ciento más de aire – y más contaminación del aire – que un adulto en actividad comparable. Los niños tienden a pasar más tiempo al aire libre y es a menudo durante estos períodos en que la contaminación del aire está en su más alto nivel, además, están más cerca de la tierra donde generalmente el aire es aún más contaminado.

El proceso de crecimiento y desarrollo temprano es importante para la salud del niño y, por lo tanto, también puede ser un momento crítico cuando la exposición a la contaminación del aire puede tener un efecto duradero en la salud integral a medida que crece. Por ello, es importante buscar alternativas que nos ayuden a minimizar los riesgos.

En apartados anteriores hemos mencionado que es un proceso indoloro y cómodo para ellos y para cualquier tipo de paciente, sin embargo, es necesario saber cuales son los beneficios que se obtienen de que los niños hagan este tipo de terapia.

Por desgracia cada día hay más niños que padecen de dermatitis atópica, alergias, bronquiolitis y asma. Estas patologías son muy complicadas de tratar sobre todo cuando son bebés o niños pequeños, pero con la haloterapia al no ser un procedimiento invasivo que implique medicamentos, horarios, inyecciones, se puede trabajar en mejorar de una forma en la que no parezca una imposición, sino un nuevo lugar por descubrir.

No solamente porque el espacio en el que se desarrollan las sesiones es visualmente atractivo y llamativo para los pequeños, pues parece un mundo nuevo, sino que en el caso de los niños es una terapia muy cómoda porque pueden jugar durante la sesión, dormir, leer o colorear, ya que ningún paciente está conectado a ningún instrumento.

La haloterapia puede ser clave en la prevención de este tipo de patologías de la primera infancia. Lo más importante es usarla de manera preventiva, como por ejemplo: dar varias sesiones cuando el pequeño comienza el cole o vuelve a la guardería, unas semanas antes de que llegue la primavera, etc. De esta manera se pueden dar pasos para adelantarnos a los acontecimientos y prevenir que enferme o en el caso de que ya esté malito ayudarle a mejorar rápidamente.

A nivel general, este tipo de terapias no está contraindicada en casi ningún caso, salvo en pacientes oncológicos (en los que su médico de cabecera debe dar una autorización que le permite tratarse con la haloterapia), de resto es una opción segura, natural, cómoda y agradable de tratarse afecciones de salud.

Al no estar contraindicada suelen ser muy buenos tratamientos complementarios que servirán para mejorar los síntomas y disminuir el malestar que producen los problemas respiratorios, que como hemos mencionado antes, son patologías muy comunes en gran parte de la sociedad.

Deja una respuesta