El motor de un coche, un producto complejo formado por cientos de pequeñas piezas

El motor de un coche, un producto complejo formado por cientos de pequeñas piezas

Cuando hablamos del motor de un coche, rara vez sabemos a lo que nos estamos refiriendo realmente y es que muchos de nosotros hemos escuchado por activa y por pasiva, sobre todo a los que nos gustan los coches, que este motor suena redondo o que ese motor suena a caldero… Pero, ¿realmente es el motor el que suena así o es solamente alguno de sus componentes? Lo cierto es que dar una respuesta a esta pregunta es casi tan complejo como saber a que se refiere la gente cuando dice que el motor suena redondo. Y es que un motor es un producto tan sumamente complejo que para hacer uno nuevo hace falta el trabajo de decenas de ingenieros que se dediquen en cuerpo y alma a ello, por lo que no es de extrañar que incluso algunos de los fabricantes más punteros compren motores a otras marcas, como es el caso de Mercedes Benz, quien compra el motor a Renault para su clase A de gama baja o, al contrario, puesto que Renault compra el motor a Mercedes para montarlo en su Twingo.

Como os decimos, un motor es una obra de ingeniería compleja en la que trabajan decenas de personas, por lo que tampoco nos debe extrañar que las marcas hagan evoluciones de sus motores cada ciertos años y no con cada modelo de coche que sale, puesto que la inversión no se rentabilizaría. Pero cuando hablamos de motor nos estamos refiriendo a un gran producto, un producto final que esconde decenas o cientos de piezas pequeñas que son las que lo hacen funcionar a la perfección, como si de un reloj suizo se tratase, por lo que a continuación os queremos dar a conocer algunas de esas piezas que esconden los motores:

  • El bloque motor cuenta con orificios o cilindros que se encuentran unidos en una sola pieza de hierro o aluminio. Además de estos cilindros encontramos conductos que sirven de refrigeración y lubricación, además de para conectar el cigüeñal. Estamos ante la pieza más importante del motor, en donde se produce la combustión, pero no siempre tiene la misma forma. La más extendida es la configuración de cuatro cilindros transversal, aunque te sonarán otras como la V8 con ocho cilindros dispuestos en forma de V.
  • Pistones, cigüeñal y bielas. Los pistones, sumados al cigüeñal, son las piezas que hacen posible que el coche se mueva, convirtiendo la energía de la combustión en movimiento. Los pistones suben y bajan en el interior de los cilindros, moviendo a su vez el cigüeñal que se encuentra ubicado por debajo de forma perpendicular. La unión entre el cigüeñal y los pistones es posible gracias a la biela, que unirá ambas piezas y hará posible el movimiento.
  • Cárter. Seguro que alguna vez habrás oído hablar de la rotura de cárter por golpe. Y es que, este recipiente se ubica justo debajo del bloque, y si por ejemplo pisamos alguna piedra de grandes dimensiones, podemos llegar a romperlo. El cárter protege el motor evitando que agua, tierra o polvo entre en el interior, además sirve de almacenamiento de aceite, haciendo posible que la circulación del lubricante sea correcta.
  • Válvulas y árbol de levas. Las válvulas son piezas que están ubicadas arriba del cilindros y protegidas por la culata. Este último elemento también protege el bloque en su parte superior, soportando las explosiones producidas. En todo caso, la misión de las válvulas es introducir diferentes componentes, siendo las de admisión las que introducen combustible y aire en los cilindros y las de escape las que permiten que los gases sobrantes salgan fuera del bloque. El árbol de levas controla las válvulas, haciendo posible con su movimiento que se abran o cierren en el momento justo.

Como veis, estas son solo algunas de las piezas con las que cuenta un motor de un vehículo, por lo que cuando alguna de ellas llega al final de su vida útil, más allá de tirar el motor y comprar otro, siempre podemos recurrir a un profesional que nos lo arregle reconstruyéndolo. Así, si vosotros no conocéis a ningún experto, nosotros os recomendamos que os paséis por Reconstruidos Mober, donde encontraréis las mejores piezas al mejor precio, por lo que además de darle una segunda vida a vuestro motor, también os estaréis ahorrando un importante dinero, dado que de esta forma no tendréis que comprar otro propulsor nuevo, sino que solamente cambiaréis las partes afectadas por el desgaste.

¿Cuántas piezas tiene el motor de un coche?

Un coche es un auténtico rompecabezas de miles de piezas. Actualmente, de media, un coche cuenta con unas 4.000 piezas, todas encajadas a la perfección para que sean capaces de llevarnos del punto A al B sin problemas. En los motores no es fácil dictaminar cuántas piezas existen, pues hay multitud de configuraciones. Pero de ese número total de piezas una gran parte se la lleva la mecánica.

Deja una respuesta